El C.Campo, bronce en el Campeonato de Europa

En un final de infarto, el Club de Campo se ha colgado este domingo la medalla de bronce en la Copa de Europa Femenina
de hockey al vencer 2-1 al AH&BC Amsterdam en Londres.
 
Es el segundo mejor resultado del Club en la máxima competición europea en toda su historia. La victoria del Club ha sido heroica y ha culminado una semana fantástica en la que el equipo español recibió la medalla de oro de Madrid en San Isidro, el primer equipo deportivo femenino que lo recibe. El Club de Campo iguala su segunda mejor participación europea, como en 2015.
 
Ha sido un triunfo muy trabajado contra el subcampeón de Holanda y 13 veces campeón de la Copa de Europa. En cierto sentido, el Club ha dado un salto de calidad y sabe que puede codearse con las grandes potencias continentales para en el futuro poder conseguir el gran título que le falta en su palmarés.
 
Un éxito logrado a base de mucho trabajo, esfuerzo y un sistema defensivo implacable, que tan sólo pudo demoler el gigante Den Bosch en semifinales, con una guardameta en estado de gracia, Mari Ángeles Ruiz. Cómo habrá sido el muro que han construido las jugadoras de Edu Aguilar, que en los tres partidos jugados en la Copa de Europa han recibido 12 penaltis córner en contra y no han recibido un solo gol.
 
Como presagio de lo que había que sufrir, el encuentro frente al Amsterdam empezó con un penalti córner en contra en el primer minuto de juego. Hubo gol holandés pero las colegiadas lo anularon.  A partir de ahí, el Club se creció y arrolló totalmente al equipo holandés en un primer cuarto de ensueño. Las campeonas de Liga y de la Copa de la Reina IBERDROLA, empezaron a desplegar su juego combinativo, muy preciso, con constantes movimientos de una banda a otra y las ocasiones de peligro se desencadenaron. El Amsterdam (con cinco campeonas de Europa con la selección holandesa en 2017 y cuatro subcampeonas olímpicas en Río 2016 en sus filas), completamente desarbolado, no sabía por dónde taponar la hemorragia.
 

En ese primer cuarto para enmarcar, el Club dispuso de tres penaltis córner consecutivos. En el primero Rebecca Grote disparó fuera; en el segundo Grote puso el 1-0 en el marcador, y en el tercero la alemana volvió a marcar pero se lo anularon.
 
No hubo noticias del Amsterdam salvo a consecuencia de un resbalón de Marta Zorita y el consiguiente contraataque. Pero ahí apareció una enorme Mari Ángeles Ruiz, que realizó dos paradas sensacionales seguidas. Con las holandesas en estado de shock, de repente empataron el partido nada más comenzar el segundo cuarto. En una jugada por la derecha, Kelly Jonker se adelantó a la defensa y remató a la red.
 
A partir de ahí, las tulipanes empezaron a apretar pero las españolas no se amilanaron. Y así siguieron buscando el segundo. Primero avisaron en otro penalti córner que lanzó Grote y sacó la defensa. A continuación un ajustado remate de Begoña García lo despejó Anne Veenendaal con muchas dificultades. Y a la tercera llegó la vencida. En una jugada coral, con lo mejor del Club en ataque, con participación de casi todas las jugadoras, la bola fue recogida en la banda derecha por Bea Pérez, que se marchó de dos zagueras y su remate cruzado entró en la meta rival.  Era el premio para un Club que había sido claramente superior en la primera parte.
 
En el tercer cuarto el partido empezó a equilibrarse, sobre todo porque Las madrileñas poco a poco fueron acusando fatiga y ya no eran capaces de dominar el centro del campo. Eso sí, el Amsterdam apenas creó peligro, salvo en un penalti córner que salió fuera.
El último cuarto fue tremendo, con el Club de Campo totalmente agazapado en su terreno, sin poder salir al contragolpe y el Amsterdam volcado en ataque. Para aumentar el drama, a falta de 13 minutos se lesionó Alejandra Torres-Quevedo y ya no pudo regresar.
 
En este último cuarto el rival del Club gozó de cuatro penaltis córner a favor pero el Club se las ingenió para salir indemne. De esos 4, hubo dos penaltis córner en los que salió completamente consagrada Mari Ruiz, que realizó dos intervenciones espectaculares. Los otros dos los sacó la defensa española, uno de ellos Rocío Gutiérrez de milagro.
 
A falta de 5’11”, el entrenador neerlandés Rick Mathijssen decidió jugar sin portera. Quedaba mucho tiempo para que las madrileñas marcaran el tercero a la contra, pero sus jugadoras estaban ya desfondadas y tan solo se dedicaban a defender. Para que el partido fuera aún más de infarto si cabe, a falta de 16 segundos marcó el Amsterdam pero las colegiadas lo anularon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *